diciembre 15, 2007

La costra

La costra se extiende por todo el cuerpo (social). No, no fue una forma muy fina de calificar al nacionalismo resistente en TV3 y Catalunya Ràdio por parte de Joan Ferran. Todos los partidos tienen su dóberman, genéticamente habilitado para ladrar y asustar a la gente, del mismo que el escorpión está diseñado para picar incluso a la rana que lo traslada de una orilla a la otra del río. Me viene a la cabeza ahora cierto presidente de la Generalitat que enviaba a los socialistas “a la mierda de dos en dos”, y no recuerdo que los que ahora exigen a Montilla que desautorice a Ferran se muestren tan excitados como en aquella ocasión. Tampoco recuerdo que se movilizasen demasiado a favor de la libertad de expresión cuando ciertos exaltados quemaron ejemplares de un diario con sede central en Madrid. Pero todo eso es agua pasada y ahora tienen razón: la salida de Joan Ferran demuestra que todavía estamos muy lejos de un concepto de medios públicos no dependientes del Gobierno de turno.


Dicho esto, tampoco acabo de entender que estos medios tengan que ser los depositarios del “relato nacional”, los encargados de explicar la realidad local, española e internacional desde “el punto de vista nacional” tal como dijo el Consejero Joan Manel Tresserras a Mònica Terribas y que Catalunya Ràdio se pasó reproduciendo toda la mañana siguiente. ¿Es que acaso lo dice la nueva Ley de Audiovisuales que los medios públicos han de atender a este mandato? No me lo parece. Porque si lo hiciese, primero tendría que aclarar el concepto. ¿Quiere decir, por ejemplo sustituir perennemente y sin excepciones la expresión “hora española” por “hora catalana”, como ya hacen algunos programas? ¿Quiere decir que el PP nunca puede tener razón, pase lo que pase y diga lo que diga? ¿Quiere decir que el castellano no se vuelva a oír nunca más en los medios públicos? ¿Quiere decir que Cristina Peri Rossi no ha sido más que la primera de nuestra lista de Schindler particular? Dios no lo quiera. Especialmente porque eso daría carta de naturaleza a todos los relatos nacionales, incluido el español, que tanto juego le da a las emisoras públicas de la Generalitat. ¿De qué hablarían nuestras tertulias si no tuviesen un relato nacional para atacar? ¿O un Joan Ferran para trinchar durante días y días?

Agustí Fancelli
(Artículo publicado en "Quadern", el suplemento en catalán de El País del 13/12/07. Traducción: J.A.)

---

Como ilustración de este artículo facilitamos el vídeo de un programa que se emitió hace unos meses y del que ya hicimos referencia en este blog, en el cual un inmigrante de raza negra se declara independentista y que demuestra hasta que punto la costra nacionalista ha perdido hasta el sentido del ridículo. Asimismo, el famoso vídeo de Rubianes en el que entre las carcajadas del presentador y del público presente en el estudio, el actor gallego residente en Cataluña, insulta gravemente a España.

1 comentario:

Català emprenyat amb el nacionalisme dijo...

Ens veiem al Parlament!

Pel biligïsme i la igualtat de tots els ciutadans independentement de la seva llegua.