junio 18, 2008

Bibana Aído no se 'moja': "No voy a responderle". "No voy a añadir más sobre eso". "No puedo hablar de reformas"

Desde su incorporación al Gobierno como ministra de Igualdad a Bibiana Aído le ha acompañado la polémica. Un "lapsus" linguístico la ha puesto en el ojo del huracán, pero ella parece haber salido escarmentada de sus primeras comparecencias y ahora mide muchísimo más sus palabras, hasta el punto de que una entrevista con la ministra más joven, como la que publica elpais.com, se convierte en un slalom de respuestas esquivas y sin apenas contenido.

En la información aparecida hoy, Aído no ofrece facilidades al periodista, y con repuestas como "no voy a contestar" se sale por la tangente en muchos temas.


Para empezar, zanja el asunto de los "miembros y miembras" y la posibilidad de un debate sobre el sexismo en el lenguaje con un firme "no voy a añadir nada más sobre esta cuestión", y escudándose en que "la igualdad es algo muy serio". La ministra deja a continuación muy clara su postura acerca de cualquier controversia en cuanto sale a colación Alfonso Guerra y sus declaraciones. "Los comentarios que hizo..." aventura, pero pronto recula: "No voy a responderle".

Ante la cuestión de la reforma en la Ley de Violencia de Género, la titular del ministerio evita enumerar cambios concretos y alude que "no puedo hablar de reformas. Cualquier reforma debe hacerse desde el consenso". ¿Algo más preciso? La ministra se escurre: "Estamos en conversaciones. Todo aquello en lo que se está trabajando se está coordinando en los distintos niveles".

Ni siquiera en las innovaciones que ella misma ha prometido llevar a cabo, como el teléfono de ayuda al ciudadano, Aído aporta más que algunas dosis inciertas. "Ese teléfono para hombres les ayudará a resolver dudas que hemos detectado. (...) Sobre divorcio, paternidad. Hay que trabajar sobre una nueva masculinidad, aunque quizá esa terminología no guste, como no gustaba feminidad".

La conversación va poniendo sobre la mesa varios temas, pero Bibiana Aído no se 'moja' en ninguno y agota su discurso sobre "apostar por la igualdad" o "diálogo social". ¿La custodia de los hijos por parte del padre después de un divorcio? "Nuestro trabajo es la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres", es la meditada contestación de la ministra. En otros temas como el aborto, y el escándalo de los procesos contra clínicas ilegales, más de lo mismo: "Vamos a garantizar la seguridad jurídica a las mujeres y a los profesionales que practican el aborto. Lo que ha pasado no se puede volver a repetir".

Es más, cuando se le exponen casos concretos, como el partido de ultraderecha Alternativa Española, que ha sentado en el banquillo a la clínica Isadora, Aído, una vez más, no tiene nada que decir: "Un partido de ultraderecha, qué voy a contestar. Nada".

» Artículo publicado en El Confidencial
» Ver la entrevista completa en El País

2 comentarios:

Un hombre de campo dijo...

Sin comentarios.

Retroferran dijo...

Pero.. ¿es que te cabe alguna duda de que esta colla de inútiles son poco mas que bombas de humo mediáticas? La única ministro que se salva (incluyendo a los hombres, tan inútiles como Bibi) es la Garmendia, que ahora hasta parece que ha abierto la puerta a la discusión sobre la energía nuclear.

El resto, y ésta la primera, son todos no sabe/no contesta. Ni para eso sirven.

Felicitaciones por tu blog. Te tengo en Netvibes.