febrero 07, 2008

Discurso de Antonio Robles en el Parlament contra la inmersión lingüística obligatoria



Intervención de Antonio Robles en el proyecto de modificación de algunos artículos de la Ley del bilingüismo presentado por el PP

» Ver artículo al respecto en El País

2 comentarios:

E Satué dijo...

Y seguimos con el integrismo lingüístico y mediático


Ayer, por 6 de febrero, en La Nit al Dia de TV3, presentaron la moción de bilinguismo en la escuela del PP y apoyada por Ciutadans , como una moción absurda. El lenguaje es muy úil pero la presentación no dejaba lugar a dudas: el bilingüismo es un insulto a Cataluña. La situación cada vez es peor. El fanatismo nacionalista está alcanzando cotas esperpénticas. Ahora resulta que querer el bilingüismo en la escuela es poco menos que ser un catalanicida o un segregacionista o cualquier otra cosa.

Por otra parte, la independencia informativa de TV3 es de lo más gracioso, si una iniciativa catalanista fracasa en Madird, la noticia suele ser del estilo "el rodillo españolista aplasta la pluralidad y el derecho de las minorías". Si los no nacionalistas pierden una iniciativa en el Parlament, la noticia en cambio es del tenor de "estos par(ti)dillos se han quedado solos por la inutilidad de sus propuestas".

A nivel político, creo que C's tiene que hacer una apelación directa a los votantes del PSC (los demás ya son irrecuperables) para que reflexionen sobre el rumbo que le quieren dar a Cataluña, si una sociedad plural en el que se respeten los derechos individuales o una sociedad tribal donde los caciques fijan lo que es ser buen catalán o mal catalán.


Eduardo Satue

Amigo dijo...

Cataluña es la única región de Europa donde no se permite que uno de los idiomas oficiales se utilice como lengua vehicular, el único rincón europeo donde los gobernantes impiden a la mitad de los escolares recibir la educación en su lengua materna, al menos en los primeros años.

Es tan extraño lo que está pasando en Cataluña, que la única forma de mantenerlo es fomentando el fanatismo ciego y el odio al supuesto adversario. Pero, como todo lo que va contra la lógica y los derechos más básicos, la inmersión lingüística se desmoronará como un castillo de naipes...