noviembre 16, 2007

Por la racionalidad del poder

(Pinche en la imagen para ampliar la invitación a sociedad.es)

Enredados en las dificultades cada vez mayores de sobrevivir en el estado del “bienestar” que nos exige olvidarnos de que estamos vivos, pues casi muertos llegamos a fin de mes y a fin de unas cuentas que no nos permiten armonizar los ingresos con las necesidades siempre “in crescendo”, observamos pasmados cuando levantamos la vista de los cálculos deficitarios que el modelo de Estado albergado en un sistema de democracia representativa es un fraude.

Un fraude que se asienta en una partitocracia bipartidista para el gobierno del estado y nacionalista para la gobernabilidad que garantizan los partidos nacionalistas minoritarios en relación a sus votos y no obstante, determinantes en la política que gobierna la vida y las expectativas de la inmensa mayoría de ciudadanos que no votan nacionalismo.

Un fraude legal amparado y auspiciado por la ley de Hont, denunciado por los que la practican cuando los resultados no les son propicios pero mantenida cuando les ha hecho llegar al poder y sufrida por la ciudadanía que se ve sometida al secuestro democrático que supone ser gobernados por las minorías nacionalistas, disgregadoras del poder del estado, empeñadas en una política de poder regional del partido gobernante que socava y rapiña para sí los fundamentos igualitarios que la Constitución garantiza para todos los ciudadanos, instaurando la insolidaridad, la desigualdad y la discordia, con tal de repartirse de manera clientelar el poder en las autonomías.

Cada vez más pobres, cada vez más impotentes ante el poder de los grandes grupos económicos, los ciudadanos nos vemos además traicionados por la clase política, pasiva cuando no cómplice de los onerosos despropósitos que llenan los bolsillos de los más desalmados y olvidados de la administración racional y coherente de los recursos económicos del estado para cuidar del bienestar de la población.

Héte aquí que algunos ciudadanos dicen NO a este estado infracívico de la democracia y se organizan en Ciudadanos para tener voz, para abrir un canal, una vía de circulación a las ideas, al pensamiento, al sentido común, es una hazaña en sí misma el hecho de intentarlo y el programa que nos proponen en la Coferencia de Madrid prevista para el día 24 de Noviembre es una cita sugerente para respirar aire no contaminado, para comprobar que aún pensamos, que aún somos, que pensar da razón y sentido al existir, los ponentes y las ponencias que van a desarrollar son una señal de que no todos ni todo está perdido, de que la razón que los políticos y el capitalismo quieren secuestrar a toda costa todavía no se ha rendido. Es una cuestión de salud mental asistir aunque solo sea para darles las gracias.

Carmen C.

» Ver blog de la Jornada de Conferencias "sociedad.es"

4 comentarios:

Jokin dijo...

Magnífica presentación de las jornadas de Madrid: eso es rebeldía ciudadana e invitación a reflexionar y a participar, a decir las cosas en alto y a no callarnos ante tanta ignominia y desfachatez delirante que tenmos que soportar a diario protagonizadas por los dos partidos mayoritarios y por la cuadrilla de catetos políticos que nos mangonean en las respectivas autonias.

Mientras haya ciudadanos con este espíritu, hay esperanza.

NOS VEMOS EN MADRID.

Anónimo dijo...

Eres Grande, Carmen

Oscar dijo...

Excelente propuesta de participación, dónde el pretagonismo lo recupera el ciudadano.

Anónimo dijo...

la lucha es larga, el terreno asolado por la barbarie es inmenso pero no hay que desesperar, tal vez ayude aquella aseveración antigua que dice contra la desesperanza: "Vivir con optimismo en el corazón y pesimismo en la inteligencia... ánimo.